Beneficios de un sistema de almacenamiento de energía

Tiempo de lectura: 6 min

En los últimos años se ha visto un crecimiento en el mercado de energía limpia en el país, muestra de esto es el reporte publicado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el que sitúa a México entre los 15 países que más invierten en energías renovables, de acuerdo con información de Forbes.

Esta transición a energías renovables abre la puerta a nuevas oportunidades y una de las más destacadas es el almacenamiento de energía con baterías, una tecnología que comienza a tomar fuerza como un aliado íntimo de las energías limpias en México y el mundo.

En este artículo conoceremos el funcionamiento de los sistemas de almacenamiento de energía con baterías y descubriremos cuáles son los beneficios para el sector comercial e industrial del país.

Así funcionan los sistemas de almacenamiento de energía

Si bien en esta ocasión nos enfocaremos en el almacenamiento de energía con baterías, vale la pena mencionar que existen diferentes formas de almacenar energía. Por ejemplo, es posible utilizar agua para almacenar energía con una presa que contenga este líquido listo para pasar por turbinas cuando se necesite una demanda de energía.

El almacenamiento térmico es otra alternativa que permite aprovechar el calor y acumularlo en elementos como la sal, que puede sostener altas temperaturas para después usar este calor generando vapor para hacer girar turbinas.

Sin embargo, el sistema de almacenamiento de energía con baterías es el más destacado gracias a las ventajas que ofrece, como su respuesta rápida, su sencilla instalación y la capacidad de almacenar varias horas de energía. Además, su escabilidad permite que sean una gran solución para pequeños comercios hasta grandes fábricas.

Estos sistemas de almacenamiento de energía están conformados por una o varias baterías de algún elemento químico como el litio. Para almacenar la energía, se necesita romper el enlace entre los iones del litio y sus electrones. Al hacerlo, se genera un flujo de electrones que permite la generación de energía eléctrica.

Más allá de aprovechar la energía cuando se va la luz

El uso más obvio y popular de un sistema de storage -almacenamiento- es el de proveer electricidad cuando falla la red eléctrica, sin embargo, tiene más beneficios y aplicaciones que esta solución.

El mayor impacto a nivel mundial en el desarrollo de los sistemas de almacenamiento es que se convierten en un aliado íntimo y complemento de las energías renovables.

Las energías renovables como la solar y la eólica, provienen de fuentes naturales y dependen de factores externos como la radiación solar o el viento para producir energía, por lo que, si bien se puede estimar, no se puede garantizar con puntos decimales cuánta energía va a generar en un determinado periodo de tiempo. Por ejemplo, una nube puede modificar la cantidad de energía que genera una planta solar.

Para que el mundo pueda hacer una transición al uso de energía 100% renovable es indispensable contar con una solución que permita que tengamos energía proveniente del sol incluso en las noches o del viento incluso cuando éste no sopla.

Los sistemas de storage permiten almacenar la electricidad que generan estas fuentes de energía limpia para utilizarlas posteriormente, lo cual permitirá al mundo hacer una transición total al uso de energía limpia que de otra manera sería imposible.

Incluso en el uso particular por parte de las industrias, comercios y casas, la función de los sistemas de almacenamiento tiene beneficios mayores a solamente abastecer energía cuando falla la red.

A continuación, te presentamos los beneficios que los sistemas de almacenamiento de energía tienen para las empresas en México.

Reducción de picos de demanda

En México, el sector comercial e industrial es el que más beneficios puede obtener con un sistema de almacenamiento de energía con baterías. Uno de estos beneficios es la reducción de picos de demanda.

La demanda máxima o picos de demanda son esos momentos donde el inmueble consume más energía.

Imaginemos por un momento que la energía es como el agua. Independientemente de cuánta agua consumas en un día, si quisieras llenar una piscina en una hora, una manguera no será suficiente porque no permitirá el paso de la cantidad de agua necesaria en ese momento.

Para poder llenar la piscina en una hora requerirás una tubería que permita el paso de todos esos los litros de agua al mismo tiempo, esa capacidad es la demanda máxima que requieres para llenar la piscina.

En el recibo de luz industrial, además de la cantidad de energía, la CFE (Comisión Federal de Electricidad) cobra por esa demanda máxima, ya que requiere tener lista una “tubería” del tamaño necesario para entregarte la cantidad de energía que vas a requerir en ciertos periodos.

Regularmente una empresa demanda más energía a la red eléctrica en horas de arranque o de alta producción. Cuando esto sucede, estos picos de demanda se ven reflejados en la factura eléctrica, independientemente de la cantidad de energía consumida.

La energía previamente almacenada en las baterías de un sistema de storage puede ser utilizada durante esos picos de demanda, para no tomarlos de la red eléctrica y con ello reducir la demanda máxima, y por consecuencia, el cobro en el recibo de luz.

Las baterías pueden recargarse con energía de la red en momentos de poca demanda o con un sistema de paneles solares.

Arbitraje de energía

Todas las empresas en México con una demanda superior a los 100 kilowatts están ubicadas en la tarifa Gran Demanda en Media Tensión Horaria o GDMTH, lo cual significa que el costo de la energía depende del momento en que se consume.

El precio de la energía en este tipo de tarifas horarias puede elevar considerablemente los gastos en electricidad de las empresas. Sin embargo, esto podemos resolverlo con un sistema de almacenamiento a través del arbitraje de energía.

El arbitraje de energía consiste en aprovechar las diferencias en los precios de la energía y abastecer el sistema de almacenamiento con energía en horarios con tarifas más económicas o con un sistema de paneles solares, para utilizarlo cuando la tarifa es más cara.

La ventaja de no consumir energía de la red eléctrica cuando la tarifa es más alta permite grandes ahorros en el costo de la factura eléctrica.

Respaldo de energía

El último beneficio que veremos en este artículo es el uso más conocido de los sistemas de almacenamiento de energía. Las baterías del sistema de almacenamiento funcionan como un respaldo de la red eléctrica para proveer energía en caso de intermitencias o apagones.

Una de las diferencias que más destaca en este punto es que, en comparación con las plantas de emergencia que funcionan con diésel, los sistemas de almacenamiento de energía con baterías tienen la capacidad de respuesta inmediata que permite evitar los microcortes de energía, causantes de:

  1. Fallas en la maquinaria de las empresas
  2. Parar líneas de producción, generando merma de producto
  3. Pérdidas económicas

Ahorra con un sistema de almacenamiento y energía solar

Ahora que conoces los beneficios que te ofrecen los sistemas de almacenamiento de energía, puedes concluir que esta solución no solo permitirá una transición energética a fuentes 100% renovables, sino que para una empresa se traduce en ahorros de millones de pesos.

La energía es uno de los gastos más altos para las empresas. Un sistema de paneles solares acompañado de uno de almacenamiento son la solución a este problema. Acércate a Enlight, empresa líder de sistemas fotovoltaicos y sistemas de almacenamiento de energía en México y América Latina.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros, completa algunos datos, deja tu mensaje y te responderemos a la brevedad

Nombre

Mensaje