30 nov, 2022

COP27: Qué pasó en la última conferencia climática de la ONU

El pasado domingo 20 de noviembre se dio por terminada la 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27), celebrada en Sharm el Sheij, Egipto; después de dos semanas de deliberaciones para aumentar el progreso mundial en el tema climático.

Nueva llamada a la acción

Este año, la decisión de entrada, conocida como el Plan de implementación de Sharm el Sheij, destacó que la transformación mundial hacia una economía baja en emisiones de carbono se espera que requiera inversiones de al menos 4 a 6 billones de dólares al año.

Según la página oficial de la COP27, la obtención de esta financiación requerirá una transformación rápida y completa del sistema financiero y de sus estructuras y procesos, con la participación de los gobiernos, bancos centrales, bancos comerciales, inversores institucionales y otros actores financieros.

La Cumbre de Líderes Mundiales, celebrada durante dos días en la primera semana de la conferencia, convocó seis mesas redondas de alto nivel. En los debates se destacaron soluciones como la seguridad alimentaria, las comunidades vulnerables y la transición justa, para trazar un camino que permita superar los retos climáticos y poder proporcionar el financiamiento, los recursos y las herramientas para llevar a cabo una acción climática eficaz a gran escala.

La COP27 reunió a más de 45 mil participantes para compartir ideas, soluciones y crear alianzas y coaliciones. Los pueblos indígenas, las comunidades locales, las ciudades y la sociedad civil, incluidos jóvenes y niños, mostraron cómo están afrontando el cambio climático y compartieron cómo afecta a sus vidas.

Además, Simon Stiell, Secretario Ejecutivo de la ONU Cambio Climático, prometió urgir a los gobiernos no solo para que escuchen las soluciones que proponen los jóvenes, sino para que las incorporen en la toma de decisiones y en la elaboración de políticas. Estas voces se hicieron oír a través del primer pabellón para infancia y juventud, así como del primer Foro del Clima dirigido por jóvenes en la cumbre.

En la cumbre se celebró un programa de dos semanas con más de 50 eventos. Esto incluyó una serie de importantes iniciativas lideradas por África para reducir las emisiones y aumentar la resiliencia climática, así como un trabajo relevante sobre la movilización del financiamiento.

Stiell recordó a los delegados en la sesión plenaria de clausura que el mundo se encuentra en una década crítica para la acción climática. Un duro informe de la ONU Cambio Climático respaldó sus observaciones, así como los debates de las dos semanas de duración de la conferencia. 

Según el informe, el cumplimiento de los compromisos actuales por parte de los gobiernos nacionales todavía sitúa al mundo hacia un calentamiento de 2.5°C para finales de este siglo, por lo que es urgente aumentar los compromisos de mitigación.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU indica que las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse en un 45% de aquí a 2030 para limitar el calentamiento global a no más de 1.5°C.el-mundo-va-hacia-un-calentamiento-acelerado-para-finales-de-este-siglo

 

Fondo de pérdidas y daños

Además de retomar las promesas de la COP26, se creó un fondo económico para ayudar a combatir las pérdidas y daños del cambio climático, lo que muchos consideran el “principal logro” de esta cumbre.

Se trata de un plan liderado por el G7 llamado Global Shield Financing Facility (Fondo de Financiación del Escudo Global) para proporcionar financiación a los países más vulnerables que sufren desastres climáticos.

Este fue uno de los temas más sonados al cierre de la conferencia. “Este resultado nos hace avanzar”, dijo Simon Stiell, “Hemos determinado un camino a seguir en una conversación de décadas sobre la financiación de pérdidas y daños, deliberando sobre cómo abordamos los impactos en las comunidades cuyas vidas y medios de subsistencia han sido arruinados por los peores impactos del cambio climático”.

Nueva llamada a la acción

“Es una decisión que establece el proceso para la creación de un mecanismo de financiamiento sobre pérdidas y daños a doce meses. Es una agenda que la sociedad civil de América Latina había venido empujando desde hace mucho tiempo y es una demanda del sur global, desde hace más de 30 años, de la Cumbre de Río de 1992”, explicó a DW Alejandro Alemán, coordinador de la red CAN (Climate Action Network) Latinoamérica.

“Es un hito en las negociaciones”, concuerda Tania Guillén, investigadora nicaragüense del Centro de Servicios Climáticos de Alemania (GERICS), destacando el papel que han tenido Alemania y Chile, a través del equipo de negociadores y la ministra Maisa Rojas, en el que se considera como el principal logro recogido en el Plan de implementación de Sharm El Sheij.

No obstante, todavía se tiene previsto determinar el funcionamiento, pagadores y beneficiarios del mecanismo de financiación. Este último punto se estima que involucre numerosas discusiones ya que se deberán definir cuáles son “los países particularmente vulnerables”, a los que en principio se destinará esta iniciativa.

 

Compromisos

Por otro lado, los gobiernos participantes establecieron nuevos arreglos de financiación y acordaron crear un Comité de Transición para hacer recomendaciones sobre cómo hacer operativos tanto los nuevos arreglos de financiamiento como el fondo para la COP28 el próximo año. Se espera que la primera reunión de dicho comité tenga lugar antes de finales de marzo de 2023.en-la-cop27-se-creo-un-comite-de-transicion-para-recomendaciones

Asimismo, el secretario general de la ONU, António Guterres, anunció un plan de 3,100 millones de dólares para garantizar la protección de todos los habitantes del planeta mediante sistemas de alerta temprana en los próximos cinco años.

Se hicieron nuevos compromisos, por un total de más de 230 millones de dólares, al Fondo de Adaptación en la COP27. Estos compromisos ayudarán a muchas más comunidades vulnerables a adaptarse al cambio climático a través de soluciones concretas.

Las Partes también acordaron el establecimiento de la Red de Santiago. “Para evitar las pérdidas y daños, comprenderlas y abordar mejor el problema, necesitas sistemas de predicción meteorológica. Una de las funciones de la Red de Santiago es dar a los países una asistencia que les permita mejorar sus sistemas nacionales de predicción meteorológica y mejorar los pronósticos de corto plazo para gestión de riesgos de emergencia de eventos climáticos súbitos y también los pronósticos meteorológicos a medio y largo plazo, para abordar los eventos climáticos como la sequía o el derretimiento de los glaciares”, explicó Alejandro Alemán.

Click me

Por otro lado, se instó a los países económicamente fuertes a alcanzar el objetivo de pagar los 100 mil millones de dólares prometidos desde 2009 a los países en vías de desarrollo y se insistió a los bancos multilaterales de desarrollo y las instituciones financieras internacionales a movilizar financiamiento para el clima.

En la COP27, también continuaron las deliberaciones sobre el establecimiento de “un nuevo objetivo colectivo cuantificado sobre financiación climática” en 2024, teniendo en cuenta las necesidades y prioridades de los países más vulnerables.

 

Tecnología

En la cumbre se lanzó un nuevo programa de trabajo de cinco años para promover soluciones de tecnología climática en países vulnerables.

 

Mitigación de emisiones

De igual forma, se lanzó un programa de trabajo de mitigación destinado a aumentar urgentemente la ambición para la mitigación de emisiones contaminantes. El programa de trabajo comenzó inmediatamente después de la COP27 y continuará hasta 2030, con al menos dos diálogos globales por año.

También se solicitó a los gobiernos que revisen y fortalezcan los objetivos para 2030 en sus planes climáticos nacionales para fines de 2023, así como que aceleren los esfuerzos para reducir gradualmente la energía del carbón y eliminar los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles.

El texto de la decisión reconoce que la crisis energética mundial sin precedentes subraya la urgencia de transformar rápidamente los sistemas energéticos para que sean más seguros, fiables y resilientes, acelerando las transiciones limpias y justas hacia las energías renovables durante esta década de acción vital.

En este punto, México sorprendió en la Conferencia cuando el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció el aumento de la meta nacional de reducción de emisiones contaminantes al 35% para 2030, aumentando cinco puntos porcentuales de la anunciada el mismo mes de noviembre por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que situó el objetivo en un 30%.

Para conocer más sobre México en la COP27 le invitamos a leer este artículo.

CTA - STORAGE

 

Balance mundial

Los delegados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático concluyeron el segundo diálogo técnico del primer balance mundial, un mecanismo para tener en claro en dónde está cada país con respecto a sus compromisos del Acuerdo de París y aumentar la ambición de incrementar su avance.

El secretario general de la ONU convocará una “Cumbre de Ambición Climática” en 2023, antes de la conclusión del balance en la COP28 el próximo año.

"El siguiente paso para el cambio está a la vuelta de la esquina, con la dirección de los Emiratos Árabes Unidos del Primer Inventario Mundial. Por primera vez haremos un balance de la aplicación del Acuerdo de París. Se evaluará de forma independiente el progreso que hemos hecho y si nuestros objetivos son adecuados. Informará sobre lo que todo el mundo, cada día, en cualquier lugar del mundo, debe hacer, para evitar la crisis climática" dijo al respecto Simon Stiell.

 

Otros anuncios

En la conferencia además los países participantes lanzaron un paquete de 25 nuevas acciones de colaboración en cinco áreas clave: energía, transporte por carretera, acero, hidrógeno y agricultura.

El Grupo de Expertos de Alto Nivel del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Compromisos Net-Zero publicó un informe en la COP27 que servirá de guía para garantizar compromisos creíbles y responsables de cero emisiones por parte de la industria, las instituciones financieras, las ciudades y las regiones.se-deben-garantizar-compromisos-creíbles-de-cero-emisiones-en-la-industria-instituciones-financieras-ciudades-y-regiones

Al anunciar un total de 105.6 millones de dólares en nuevos fondos, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Irlanda, Eslovenia, Suecia, Suiza y la Región Valona de Bélgica, subrayaron la necesidad de un apoyo aún mayor a los fondos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial destinados a las necesidades inmediatas de adaptación al nuevo clima, consecuencia del Calentamiento Global, de los estados de baja altitud y de bajos ingresos.

Asimismo, la nueva Asociación para la Transición Energética Justa de Indonesia, anunciada en la Cumbre del G20 celebrada en paralelo a la COP27, movilizará 20 mil millones de dólares en los próximos tres a cinco años para acelerar una transición energética justa.

Por demás, se lograron importantes avances en la protección de los bosques con el lanzamiento de la Alianza de Líderes por los Bosques y el Clima, cuyo objetivo es unir la acción de los gobiernos, las empresas y los líderes comunitarios para detener la pérdida de bosques y la degradación de la tierra para 2030.

Es así como, en un trasfondo geopolítico difícil, la COP27 concluyó con un conjunto de decisiones de los diferentes países participantes que reafirmaron su compromiso de evitar que se supere el límite de la temperatura global de 1.5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

 


Con información de la COP27, BBC, El Economista y DW

Ebook

Artículos
Relacionados