Para tu Negocio

Es hora de hacer frente a la crisis ambiental y esta es la mejor forma en que tú y tu empresa pueden hacerlo.

Sin duda, en fechas recientes el cambio climático, el deshielo de los polos, la extinción de especies animales y vegetales y, en general, la progresiva destrucción del medio ambiente se han vuelto una problemática de talla mundial.

Gobiernos, instituciones privadas y públicas, así como activistas independientes, advierten que se deben tomar acciones ya, invitando a las personas a detener la contaminación ambiental, pero ¿y las empresas qué pueden hacer?

En este artículo te daremos una serie de consejos para que puedas mejorar la condición del medio ambiente desde tu empresa.

Mejorar el medio ambiente desde mi empresa, ¿es posible?

Cuidar al planeta es responsabilidad de todos

Cuando se trata de problemas relacionados con el medio ambiente, las empresas son las grandes responsables del deterioro del medio ambiente.

Las prácticas poco sustentables, la explotación de recursos para cumplir con la demanda de su mercado, el mal manejo de desechos y el consumo de energía son las principales razones por las cuales las empresas tienen el mayor impacto en el deterioro del medio ambiente.

Sin embargo, cada vez son más las empresas que, comprometidas en la lucha contra el cambio climático, se han propuesto a cambiar el panorama mundial tomando planes de acción dentro y fuera de sus corporativos o centros de producción.

¿Quieres hacer que tu empresa ayude al medio ambiente? Toma nota porque estas son las medidas que realizan las compañías líderes en el mundo para mitigar e incluso revertir su huella ambiental.

1. Calcula el impacto al medio ambiente que tu empresa causa

Las empresas son las principales responsables de generación de gases de efecto invernadero

Si de verdad deseas que tu empresa tome un curso de acción para mejorar sus operaciones y contribuya a que estas disminuyan su impacto en la naturaleza, este paso es primordial.

Lo primer es saber cuánto y en qué parte de tu operación es donde está el mayor impacto. Esta evaluación, más allá de conocer los resultados, te ayudará a priorizar las decisiones y acciones a tomar para que no inviertas tiempo, dinero y esfuerzos en vano o con poco impacto.

2. Comienza por tu propia gente

La cultura verde en una empresa juega un papel estratégico

Después de saber cuál es el aspecto ambiental en el que puedes contribuir, el siguiente paso es darlo a conocer dentro de tu empresa, para que todo el equipo se involucre en el nuevo propósito de forma estratégica.

Bien lo dice el refrán: “El buen juez por su casa empieza”, así que para que puedas comenzar a crear conciencia y tomar decisiones, lo primero es que tu equipo de trabajo esté comprometido con la empresa para realizar este cambio tan importante.

3. Cultiva el hábito del reciclaje

Reduce, reusa y recicla

Una vez que has llevado a cabo los primeros puntos, el siguiente es mucho más práctico y tiene que ver con el reciclaje de las materias que se usen en tu empresa; comienza a evaluar cuáles materiales con los que trabaja tu gente pueden ser reciclados y cómo lo harías.

 En la jerarquía de residuos es muy común hablar de la estrategia de las tres R’s:

  • Reduce
  • Reutiliza
  • Recicla

El primer paso es reducirla cantidad de materia que puedes dejar de utilizar. En la cadena de valor repercutirá de muchas formas: Dejarás de realizar compras innecesarias y conseguirás ahorros operativos, tendrás un espacio de trabajo más limpio y eficiente, y por último destinarás menos recursos al manejo de residuos.

El segundo paso es reutilizar. Dice el dicho que “la basura de uno es el tesoro de otro”, pero puedes intentar que tus propios deshechos sean tu propio tesoro. Reutiliza lo más posible la materia que en otro momento desecharías.

El tercer y último paso es reciclar. La materia reciclable tiene incluso un precio de mercado, por lo que aquello que hoy consideras basura y te requiere un gasto, mañana puede ser una fuente de ingreso para hacer tu operación auto-sustentable.

4. Disminuye tus emisiones de CO2

El dióxico de carbono o CO2 es gran responsable de las crisis climáticas

El CO2 o dióxido de carbono es el principal enemigo del medio ambiente, y este es liberado en cantidades gigantescas. Tan solo en México se han producido un total de 477 millones de toneladas de CO2 en los últimos 20 años, de acuerdo con información del diario 24 Horas.

El dioxido de cárbono que produce tu empresa no solo proviene de las actividades que suceden en tu planta operativa, sino de insumos que consumes y generan estas emisiones en otro lado.

El hecho de no ver físicamente ese impacto directamente en el predio del inmueble de tu empresa no significa que dejes de ser responsable de esas emisiones de CO2, por ejemplo, con el consumo de energía.

Más del 80% de la energía que se genera en el país proviene de fuentes no-renovables y altamente contaminantes, al mismo tiempo, el mayor consumo de electricidad proviene de las industrias del país, por lo que son directamente responsables del impacto ambiental que esto provoca.

 educir la emisión de CO2 directamente en tu inmueble, así como reducir el consumo de electricidad de la red, es una de las medidas más importantes para contribuir al mejoramiento del medio ambiente por parte de tu empresa, pues la quema masiva de combustibles fósiles genera este tipo de gases y es necesaria para producir la electricidad que llega a tu compañía.

Disminuir tu consumo de energía eléctrica podría parecer un desafío muy grande para tu empresa, sin embargo, existe una solución que puede ayudarte a lograrlo.

¡Comienza ya! Mejora la condición de la naturaleza con energías renovables

Instalar paneles solares son una solución ecológica y económica

Disminuir el consumo de energía eléctrica en tu empresa no solo beneficiará al medio ambiente, sino también a tu bolsillo; para ello, debes contar con un aliado, además de tu fuerza de trabajo.

Las energías renovables serán tus mejores aliadas en tu búsqueda por hacer a tu empresa mucho más amigable con el medio ambiente. Uno de los medios de obtención de energía renovable más efectivos son los paneles solares.

Dentro de las energías renovables, los paneles solares son muy prácticos y económicos, ya que permiten aprovecha el espacio en tu techo, estacionamiento o terrenos no utilizados, para solventar tus necesidades energéticas.

Adicionalmente, solo requieren un mantenimiento preventivo muy sencillo, su vida útil supera los 30 años y te darán el mismo rendimiento, o incluso más que fuentes de energía que vienen de combustibles fósiles, sin mencionar que el costo de tus facturas eléctricas bajará durante décadas.

Considera el uso de paneles solares y aumenta el valor de tu empresa. No solo ayudarás a combatir el cambio climático, sino que tendrás acceso a distintas certificaciones ambientales con beneficios fiscales importantes, atribuibles a la instalación de un sistema de energía solar.