Enlight Mexico

Tormentas solares: el temperamento voluble del sol

Todos sabemos que existen las tormentas.  Aunque cuando pensamos en tormentas pensamos en agua, mucho viento y lo incomodo que puede ser caminar con calcetines mojados.  Pero ¿alguna vez has escuchado hablar de las tormentas solares?

tormenta solar

Pues las tormentas solares son reales y ocurren varias veces a lo largo de nuestra vida aunque hasta hace poco hemos sido capaces de estudiarlas y entenderlas mejor gracias a los avances tecnológicos de las últimas décadas.

Las tormentas solares provienen de las eyecciones de masa coronal en la superficie solar y para no sonar tan científico estas eyecciones son violentas erupciones que ocurren en la corona del sol en la que en lugar de arrojar magma y cenizas estas arrojan enormes cantidades de plasma, radiación y materia.

Las mayores eyecciones de masa coronal  registradas han sido capaces de interrumpir las comunicaciones y de afectar las redes eléctricas de manera importante: En septiembre de 1859, una intensa tormenta solar afectó a la mayor parte del planeta. Las líneas telegráficas de los Estados Unidos y el Reino Unido quedaron inutilizadas y se provocaron varios incendios, además, una impresionante aurora boreal, fenómeno que normalmente sólo puede observarse desde las regiones árticas, pudo verse en lugares tan alejados de los polos como Roma o Hawai.

Estudios nos indican que esta actividad cíclica en el sol tiene su “actividad máxima” cada 11 años.  Esto es, cuando el Sol arroja las eyecciones más violentas .

Hoy en día, una potente tormenta solar sería capaz de paralizar por completo la red eléctrica de las grandes ciudades y una gran parte de nuestra infraestructura de comunicación.  Sería una situación que podría durar semanas, meses o incluso años entre la que puede causar interferencias en las señales de radio, afectar a los sistemas de navegación aéreos, dañar las señales telefónicas e inutilizar satélites por completo.

¿Se acuerdan de las imágenes de la bomba atómica de 1945?  Esa bomba, llamada “Little Boy” tenía una potencia de 16 kilotones.  La bomba de hidrógeno más potente del mundo es la Bomba del Zar con más de 50,000 kilotones.  Una tormenta solar ocurre con una potencia de 14,300,000,000,000 kilotones. Por fortuna esta ocurre a 150 millones de kilómetros de distancia.

Solo el sol decidirá cuándo se pondrá de malas, así que mientras tanto ¡a disfrutar de todos sus beneficios y de vez en cuando escaparnos a la playa para disfrutar de sus rayos nada mas no olvides el bronceador!

También podría gustarte