Sector energético

Prevén un crecimiento importante en energía solar en Latinoamérica para el 2019

 

Argentina y Colombia se sumarán a México, Brasil y Chile como los países de la región que han implementado medidas para promover la generación de energía eléctrica mediante sistemas solares.

El 2017 será el año en que Latinoamérica alcanzará un 6% de la demanda global de energía solar fotovoltaica, según un estudio realizado por GTM Research. Actualmente este mercado está liderado por: México, Brasil y Chile,  pero se contempla que se sumen este año Colombia y Argentina.  

La energía solar fotovoltaica consiste en la transformación directa de la radia­ción solar en energía eléctrica.

Esta transformación en energía eléctrica se consigue aprovechando las propiedades de los materiales semiconductores mediante las células fotovoltaicas. El material base para la fabricación de paneles fotovoltaicos suele ser el silicio. Cuando la luz del Sol (fotones) inci­de en una de las caras de la célula solar genera una corriente eléctrica. Esta electricidad generada se puede aprovechar como fuente de energía eléctrica.

Este auge en la región se debe a diversas medidas implementadas por los distintos gobiernos de estos países, por ejemplo en México se llevará a cabo la tercera subasta energética y el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN), donde se destinó 1.2 billones de pesos a la generación de energía mediante tecnologías limpias.

Lo que logra un gran avance en el rubro de la generación distribuida. Por lo que se espera que la región alcance el 10% de la demanda global de la energía solar en 2020.

En este contexto, según los expertos, Argentina tiene un enorme potencial y deberá realizar una transformación radical de su matriz energética, ya que aún dependen en gran medida de la generación eléctrica mediante hidrocarburos, para alcanzar la meta que las fuentes de energía renovable alcancen un 8% del consumo eléctrico nacional en 2018 y un 20% al 31 de diciembre de 2025.

El Gobierno Argentino, está apostando fuerte en dos frentes para lograrlo: por un lado impulsa la comercialización de energía renovable entre privados, para que los grandes usuarios (generalmente grandes empresas) puedan acordar libremente la compra y venta entre ellos; por otro, a través de la Ley de Generación Distribuida, apunta a los usuarios domiciliarios y las PYMES, para que sean también productores, además de consumidores y tengan la posibilidad de inyectar energía en la red.

Para el mercado solar local entonces, se presentarían nuevas oportunidades de negocios y generación de empleo, además de fomentar una industria con impacto ambiental positivo, por la reducción de las emisiones de gases del efecto invernadero.

En cuanto al panorama global, en 2016 se fijó el récord de 75.000 megavatios de potencia solar instalada en todo el mundo, impulsado sobre todo por China (34.200 MW) y Estados Unidos (14.600 MW).

 

También podría gustarte