Enlight Mexico

Los mitos que se cuentan de la energía solar

Cuandescarga (1)do era niño mi abuela me decía que si me tragaba los chicles se me iban a pegar las tripas.  Era una mito que su mamá le decía a ella y ella me repetía a mi.  Ya mas grande y recontando anécdotas de la infancia mi abuela se rió al recordarle lo que me decía porque por supuesto ella no creía cierto el mito del chicle.  Al igual que yo lo hice para tentar al destino de niño, ella también se tragó chicles y no le pasó nada.

Desde tiempos inmemorables los humanos hemos inventado mitos sobre las cosas que no entendemos bien.  Las nuevas tecnologías, gracias al avance increíble que ha habido en los últimos 100 años, son blancos comunes de especulaciones falsas y mitos.

  • En el sigo 19, se creía que las líneas de telégrafo modificaban el clima o que usaban magia negra 1.
  • Cuando el tren se empezó a usar masivamente se creía que causaba problemas de nervios 1.
  • El DDT, un químico que ahora sabemos tiene efectos severos en la salud humana (y de la naturaleza) era considerado inofensivo 2.  Tanto así que se hacía lo muestra esta foto.descarga (1)

La tecnología de generación de energía solar no se ha salvado del destino de otras novedades tecnológicas y es presa de mitos/mentiras/desinformación. Así que esta semana les presentamos – y desmentimos – algunos de los mitos más populares que nos hemos topado.


Mito número 1: Generar tu propia energía es ilegal en México.
Nuestro favorito. Generalmente lo menciona con autoridad el(la) tipo(a) más sabiondo de la mesa y lo dice para amablemente asesorarte y que no vayas a caer en un acto ilícito sin saberlo. Ni que esto fuera Alemania…

¡FALSO!

En 2009 se publicó en el Diario Oficial de la Federal el contrato de Interconexión para fuentes de energía renovable. Este contrato no solo nos da permiso a todos los usuarios de CFE de generar energía solar usando nuestros techos, estacionamientos u otros espacios ociosos, si no que obligaa la CFE a aceptar esta interconexión.  Nosotros decimos que debería ser ilegal propagar este mito.


Mito número 2: Si la energía solar no se acumula en baterías, se pierde.

Este mito tiene varios orígenes.  Por una parte la mala fama que nos hacen esas luminarias con paneles y baterías en nuestras calles, por otra el concepto del panel solar como una fuente de energía en lugares muy aislados o por último la desinformación pura y dura.

¡FALSO!

El contrato de interconexión (el mismo que mencionamos en el mito 1) nos permite solicitar un medidor bidireccional cuando gestionamos el contrato de interconexión con CFE.  Así es que cuando la energía solar que estamos generando no se consume en la casa, se regresa directo a la red de CFE quien nos la toma a cuenta en el recibo.  De cierta manera la red de CFE es una gran “batería” que nos guarda la energía solar que no consumimos para entregárnosla después en forma de ahorros sustanciales.


Mito número 3: La tecnología solar sigue siendo muy nueva y por ende poco confiable.
Aquellos que llegaron a usar uno de los primeros celulares (los que parecían tabiques) se acordarán que se cortaban las llamadas a cada rato y la señal era mala (malísima).  Le dábamos chance de fallar porque era tecnología nueva.  Y la tecnología solar, tan nueva que es, también debe fallar así ¿verdad?

¡FALSO!
La tecnología solar puede que sea un fenómeno reciente en los techos mexicanos pero lleva utlizándose desde los años cincuentas en la industria aeroespacial.  Los módulos solares no se desgastan porque no tienen partes móviles y por lo mismo los fabricantes pueden ofrecer garantías de producción de 25 años.  Un inversor, técnicamente el eslabón más débil de la cadena, tiene garantías por 5, 10 o 15 años.  Si falla después de eso se arregla y sanseacabó.  Así que un sistema solar construido como se debe debe de durar de aquí a que tus nietos tengan nietos.

También podría gustarte