Enlight Mexico

Las tentaciones obscuras de la energía solar – El alumbrado público “ecológico”

Existe un teorema popular que dice que una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil.  Además de ser una afirmación útil para aquellos que utilizan cadenas (¿qué tal la foto?), para nosotros ha sido una guía útil como emprendedores y como ingenieros de sistemas de energía solar.

En Enerclima se nos han acercado innumerables veces a preguntarnos sobre y pedirnos sistemas de alumbrado público con paneles solares (luminarias “ecológicas”, les llaman).  Cualquiera que haya manejado un coche en México en los últimos años los ha visto:  el poste de luz que estamos acostumbrados a ver pero con un pequeño arreglo de paneles solares en la parte de arriba.   Una tecnología que hemos visto implementada en México con una rapidez impresionante – postes con paneles brotando como hongos en muchas de la nuevas vialidades y carreteras del país.

Sin embargo nosotros nos hemos mantenido explícitamente fuera de este mercado a pesar de que claramente representa un oportunidad de negocios importante.

¿Porqué?

Esta semana compartimos en twitter (@Enerclima) una noticia increíble: el satélite ISEE-3 que había estado perdido en el espacio durante 36 años reapareció e ingenieros espaciales de EU lograron retomar control sobre él.  Al igual que otros satélites, el ISEE-3 genera su energía con un sistema de paneles solares.   El hecho de que los paneles solares hayan sobrevivido en las condiciones del espacio durante 36 años (“el espacio es uno de los entornos más extremos imaginables”)  es una prueba incontrovertible de la durabilidad de un sistema fotovoltaico bien diseñado.

Hace poco tiempo hubo una serie de periodicazos contra los operadores de una parte del segundo piso en el DF porque no servían una de cada tres de sus luminarias “ecológicas”.  Las explicaciones oscilaron entre que podrían ser las nubes, que podría ser el polvo de la zona industrial, y que de plano no sabían bien que estaba pasando.

Nosotros nos mantuvimos lejos de las luminarias “ecológicas” porque consideramos que la manera en la que están diseñadas pone en riesgo la robustez del sistema solar que las energiza principalmente por 3 razones.

1. En general, cada luminaria es conectada a una o varias baterías que guarda la energía solar generada durante el día para utilizarla en la noche.  Las baterías, a pesar de ser una tecnología comprobada, son poco confiables en comparación a un panel solar.  Mientras un panel tiene garantías de hasta 25 años, una batería buena tiene garantía de 10 años (y con varios “peros” importante que acotan la operación).

2. El lugar en el que se instala una luminaria “ecológica” es definido por la ruta de la vialidad que va a iluminar. Así que si la vialidad pasa al lado de un edificio que le hace sombra todo el día, de igual manera ahí se instala.

3. Una de las principales bondades de un sistema solar es que el mantenimiento que se le tiene que dar es casi cero.  Pero como cualquier sistema eléctrico/electrónico de vez en cuando requiere una checadita.  Un sistema requiere un mantenimiento y, aunque se poco, 1,395 sistemas requieren 1,395 mantenimientos.

En pocas palabras estas luminarias anulan muchos de los beneficios de un sistema solar fotovoltaico.  Su diseño crea eslabones frágiles, débiles en un sistema que deber ser robusto, eficaz y confiable.

Habremos perdido algunas oportunidades de negocio, pero nos seguiremos manteniendo lejos de las luminarias “ecológicas” hasta que la tecnología pueda ofrecer la calidad y confiabilidad que nosotros requerimos.

También podría gustarte