Para tu Negocio

¿Cada semana comemos plástico equivalente a una tarjeta de crédito?

Durante la vida diaria, el uso de diferentes plásticos está presente y la verdad, se ha vuelto un poco complicado vivir sin estos. Lo encontramos en botellas, envolturas, popotes, bolsas y más utensilios.

A pesar de que, hasta cierto punto, llegan a hacer más fáciles nuestras actividades, éste resulta muy dañino tanto para el ambiente como para nuestra salud, ¡sí, también para nuestra salud!

New call-to-action

¡La producción de plástico parece no terminar!

null

Según información de la ONU, cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, 5,0000 millones de bolsas; además, ocho millones de de toneladas acaban en los océanos cada año que pasa . Lo peor de todo, es que parece que eso está lejos de terminar, ya que la fabricación en lugar de cesár, sigue aumentando.

Por todas estas consecuencias, te diremos cómo el plástico afecta nuestro entorno y cómo podemos combatirlo. El planeta necesita nuestra consideración y cuidado para dejar un legado respetable a nuestros sucesores.

¿Sabías que comemos plástico sin darnos cuenta?

null

No, no es una locura ni tampoco un invento para causar controversia, la realidad es que el plástico ha llegado a tal extremo que también nosotros lo ingerimos y seguro te preguntarás: ¿cómo llega el plástico a nuestro cuerpo?

Aunque sea algo difícil de creer, la realidad es que consumimos microplásticos de forma semanal. La cantidad promedio que ingerimos es de 5 gramos lo que equivale a comerse una tarjeta de crédito, pues es el peso que estos pequeños rectángulos tienen. Dicha información fue hecha por la Universidad de Newcastle en Reino Unido.

null

La incógnita es saber cómo sucede, por ello te daremos algunos ejemplos de cómo el plástico llega a nuestro cuerpo.

El primero, aunque suene un tanto absurdo es a través de la ingesta de dulces o chatarras que impliquen morder el producto directo del empaque, esto se debe a que en ocasiones se quedan pequeños pedazos dentro a los que no les damos importancia.

Sin embargo, la forma más cotidiana es mucho más alarmante, pues es a través de los alimentos que ingerimos. Sabemos que la afectación más grande del plástico está en los océanos y que debido a las toneladas de este material en el mar, es imposible que los peces no lo ingieran.

Se trata de un ciclo alimenticio, los peces se comen el plástico y nosotros nos comemos a los peces, por lo que todos esos desechos que afectan a los animales marinos, también nos afectan a nosotros, pues terminamos consumiendolos.

Como ya te habíamos comentado en otro artículo, las bolsas de plástico resultan ser bastante dañinas, no solo por la contaminación de mares y suelos, sino porque no somos conscientes de que al usarlas, por ejemplo, para guardar nuestras frutas y verduras los microplásticos se esparcen en nuestros alimentos.

Lo mismo sucede con el caso de las botellas de agua, donde después de determinado tiempo incluso, se prohíbe ingerir el agua de la botella que ya ha sido abierta, esto debido a que el plástico contamina lo que tomamos.

¡Este consumo también afecta tu salud!

null

El que comamos 5 gramos de plástico no se queda solo en un dato curioso, sino esta ingesta también ocasiona daños a la salud que a continuación te daremos a conocer.

Hagamos un paréntesis para mencionar que desde la fabricación de los plásticos, todo ese humo residual llega del aire hacia nuestros pulmones, causando así diferentes enfermedades respiratorias.

Respecto a los daños que causa el plástico y de acuerdo con National Geographic, el químico bisfenol A o BPA se usa para la elaboración de nuestros amados Tuppers y más contenedores. Lo importante de mencionar esto, es que tal plástico daña de alguna u otra forma el sistema endocrino, mismo que se encarga de generar las hormonas en el cuerpo.

Por otra parte, se ha mencionado que los microplásticos también dañan el organismo masculino, por lo cual se ha comprobado que en los últimos años los espermatozoides son cada vez más débiles; con esto, muchos varones han sido considerados infértiles debido a tal consumo.

Como si esto fuera poco Rouge (sitio especializado en tendencias) nos comenta, que ingerir plástico también se asocia a enfermedades en las cuales encontramos cáncer, obesidad, diabetes, parkinson, autismo, deformaciones en el aparato reproductor masculino y hasta en los comportamientos de hiperactividad.

¿Deberíamos preocuparnos de más? Tal vez sí, pues aunque creas que esto no podría pasarte a ti, lo cierto es que el plástico abarca cada vez más territorio. No está de más realizarse unos exámenes médicos para descartar alguno de estos padecimientos por ingesta de plástico. Ya lo dice un dicho muy sabio, “más vale prevenir que lamentar”.

Lo que podemos hacer al respecto

null

 

Sin duda lo que tenemos que hacer de forma inmediata es ocuparnos de evitar el uso excesivo de estos materiales, porque a final de cuentas somos nosotros, los seres humanos, quienes hemos provocado la contaminación masiva del plástico en el mundo.

Algo que podemos hacer para evitar el uso de este material es llevar nuestra propia bolsa de tela al supermercado o una caja de madera liviana para cargar, esto va a evitar que nos den varias bolsas de plástico. Aunque no lo creas, varias de estas van a parar a los océanos de manera diaria, por lo cual llevar tu material de transporte de víveres es un aporte útil.

Un ejemplo más, el uso de vasos o botellas reutilizables ya sea para llevar tus bebidas a la casa, escuela, trabajo, gimnasio y más ubicaciones. Incluso si organizas una fiesta, sería más deseable que utilices vasos reciclables para que los invitados sirvan en ellos; si llegan a tener un costo un poco más elevado, pero es mucho mejor la satisfacción posterior.

Una de las mejores aportaciones que puedes hacer, es unirte a más personas que piensen como tu, logrando así formar organizaciones sin fines de lucro, esto para que hagan distintas pláticas al público general y les puedan crear empatía por lo que puede pasar con el uso del plástico, De igual forma, se podría tocar de forma muy ligera el tema de que en ocasiones llegan a ingerirlos por accidente.

Es momento de dejar de dañarnos

null

Ya sabes las razones del porque en este momento posiblemente tienes plástico en el cuerpo, y ya conoces métodos para poder hacer el cambio. Es momento de que no lo pienses y evites el uso del plástico o lo utilices de una forma más prudente, no solo para el beneficio del medio ambiente, sino para que tus allegados y tú mismo tengan plena salud.

Pero como te mencionamos, no debes hacerlo tú solo, díselo a la familia, amigos, compañeros de escuela o trabajo, tu jefe y demás personas que creas que pueden ser de gran ayuda, para hacer un movimiento que normalice el uso de herramientas que no impliquen tirar plástico, pues hay que saber lo que realmente es importante. Dejemos de comer plástico.

Guía para ahorrar energía en casa